Buscar este blog

sábado, 27 de febrero de 2016

Libros de... ¿autoayuda?

He leído y aún leo a veces libros que prometen cambiar mi vida. Que afirman que tenemos el poder de cambiar nuestro carácter, nuestra personalidad y triunfar en la vida. Muchas veces los ojeo por simple curiosidad. Y no me suele gustar lo que veo. Me hacen preguntarme¿Qué se supone que es el éxito?¿ Es algo universal o depende de cada uno? ¿ Por qué tanto empeño en cambiar?

Por supuesto no me creo a pies juntillas todo lo que leo y menos de esas fuentes que prometen tanto. Parecen dirigidos a lectores crédulos que buscan trucos y soluciones fáciles. Algunos directamente son un timo. Pero entre estos libros encontré alguno más modesto, más realista, que no promete el oro y el moro, sino que da consejos para mejorar.

Y de eso se trata, mejorar. Porque una vez decidido que debo cambiar, o más bien, que quiero cambiar, se plantean muchas preguntas¿en qué debo convertirme? ¿ y eso cómo se hace? Sinceramente, ¿merece la pena el cambio?

El carácter no es tan maleable como pensamos. De hecho hoy día  hay quién cree que en una parte importante es genético. No es como cambiar de chaqueta. Además, ¿y si cambias para peor? Parece que debas volverte optimista, asertivo y positivo a toda costa. Yo creo que ese tipo de cambios no son la clave.

Hace ya un tiempo descubrí la psicología cognitiva de la mano de Rafael Santandreu. Y, por una vez, lo que leí en sus libros y vi en el programa de televisión en que colabora, me empezó a convencer.

Básicamente , este psicólogo afirma que necesitamos muy poco para ser felices. Habla de "bastantidad" y de liberarse de necesidades inventadas que nos amargan y nos lastran. Y viene a decir que ya tenemos todo lo necesario para ser felices, que lo demás son deseos y no necesidades.

Me gustaron sus ideas, aunque no esté de acuerdo con todas ellas. A mí el término felicidad no me gusta, prefiero llamarlo bienestar o saber estar. Porque otro tema que trata con bastante acierto es el miedo al aburrimiento. Muchas veces hay que saber estar sin hacer nada, centrandonos en el momento, en el simple placer de la existencia.

Me atrajo de estos libros en especial su referencia a personas reales y muchas veces conocidas que el autor pone como ejemplos, no de superación, sino de saber vivir. En sus páginas encontré también referencias a pensadores y filosófos de la antigüedad y ejemplos de personas anómimas que el psicólogo trató en su consulta.

Pero lo que más me atrae de todo esto es su método, que consiste en trabajar razonando, con el pensamiento. Además su narración es amena, todos podemos entenderla y la lectura se hace ligera. Creo que todos deberíamos echarle un vistazo de vez en cuando a libros como este.

Pero no quiero desvelaros más. Solo decir que si os interesan estos temas, hay abundante información en la web, los libros y demás medios.

Y es importante porque, en el arte de vivir, todos somos aprendices.

No hay comentarios:

Publicar un comentario