Buscar este blog

miércoles, 24 de febrero de 2016

Buffy, Cazavampiros

Se me hace difícil explicar lo que esta serie de televisión supuso para mí. Explicarlo con palabras al menos, igual con fuegos artificiales sería más fácil. 

 Nunca antes me había enganchado de esa manera a nada que no fuese un libro. Esperaba impaciente cada capítulo y me enfadaba si no podía verlo. Ni siquiera  'Perdidos' (serie aclamada y de culto donde las haya)me enganchó hasta ese punto. 

Después de años de que el chico guapo fuese siempre el protagonista, quién patease a los malos y salvase a la desvalida y típica chica guapa casi siempre iniciando una insípida relación de amor con ella ( en ocasiones metida con calzador),  por fin cambiaron las tornas. Llegó Buffy Summers,  la chica rubia y con buen tipo,  para salvar al mundo, patear culos de malvados y clavar estacas.  Y era la que se metía hasta el cuello en problemas para rescatar al chico, chica o lo que fuese. Pero no era perfecta, tenía sus debilidades, sus demonios propios y eso la hacía más humana. A veces incluso cumplia el cliché de rubia tonta, sobre todo en la primera temporada. Ya era hora de que algo así llegase a la televisión.

Y estaba Angel, que distaba de ser el héroe perfecto. Era un personaje atormentado y arrepentido. Un depredador que escondía los colmillos, en eterna lucha contra sí mismo.Creo que fue el primer "vampiro bueno", aunque en ocasiones era para tenerle miedo. 

Sin embargo, uno de mis personajes más queridos era Xander. Su eterna atracción por Buffy,  su relación de amor- odio con Cordelia y su gran lealtad para con sus amigos. No dejaba de parlotear en todos los episodios. Junto a Cordelia, ponía el toque de humor, siempre tan necesario. ¿Le recordais bailando como Snoopy? A veces parecía tan idiota y metía tanto la pata que me recordaba mucho a mí misma. 

Aunque también me identifiqué con Willow, la bruja que vivía entre libros y ordenadores.Enamorada al principio de Xander,  Willow fue uno de los personajes que más evolucionó a lo largo de la serie. Todos los protagonistas e incluso los secundarios fueron creciendo, avanzando.  Pero ella pasó de ser tímida y asustadiza a descubrir su gran potencial. Y me dio más de una sorpresa tanto en el mal como en el buen sentido.
 
¿Y qué puedo decir de Oz, el hombre lobo? Citando al gran Xander:"Oz no diría nada, pero me apoyaría".  Era el más callado del grupo y, tal vez, el que más tenía que contar sobre lo que es tener miedo de uno mismo, de lo que puedes llegar a hacer.

Cordelia, en principio parecía que iba a ser la mala, la rival de Buffy, la que la fastidiaba todo lo que podía. Típica reina del baile creída, era la popular  del instituto. Pero a mí me resultaba muy tierna y, sobre todo, muy graciosa. Soltaba a bocajarro, caiga quién caiga,  todo lo que se le pasaba por la cabeza. Si visteis el episodio en el que Buffy podía leer la mente, se ve con claridad.

Giles, el vigilante, ponía (junto con Tara) la nota de cordura en el grupo. Era el hombre experimentado, tranquilo y aparentemente inofensivo, pero con un  pasado turbio. Y es además un personaje muy bien interpretado,  las caras que ponía eran memorables. 

Tara, la bruja tímida y tranquila, tuvo un papel corto pero relevante. Sobre todo relacionado con la evolución de Willow. Fue su pareja y con quién descubrió sus poderes mágicos. 

Estaba también una ex demonio, en ocasiones mala y en otras demasiado buena que no se acostumbró nunca del todo a vivir entre humanos. Hablo de Anya, la novia de Xander. 

Y otro de mis favoritos Spike, o 'William el Sangriento'. Empezó siendo el malo malísimo novio de Drusila. Era el terror de las  cazavampiros y acabó por ser, en palabras de la propia Buffy, " mi guerrero más fuerte".

La única fase que no me entusiasmó de la serie fue la de " La iniciativa" con Riley como novio perfecto de Buffy (perfecto hasta que dejó de serlo, claro) 

La serie es atípica en muchos aspectos. El más notable es la gran libertad creativa que tuvieron sus guionistas. Creo que fue la clave para que llegase a convertirse en la serie de culto que aún hoy día es.

Así, hicieron un capítulo de cine mudo, otro tipo musical, uno de un futuro alternativo en que la historia cambia por completo, otro consistente en sueños y fantasías de sus protagonistas... Y el épico episodio en que Buffy podía leer la mente ¡Cómo olvidarlo!

Si aún no la habéis visto igual os la he chafado un poco, pero creo que es una serie que realmente merece la pena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario